Estoy Feliz, por favor no me interrumpa

General — Por el febrero 6, 2018 a las 16:38

Este es el letrero que debemos colgarnos todos, en nuestros momentos felices, si hemos identificado que la felicidad no es un estado permanente, sino que se compone de momentos y esos momentos felices son los que debemos aprender a atrapar, pues a veces se hacen escasos, porque hemos sido preparados para mantenernos siempre tensos y nos formaron en la tensión por lo que deberíamos imponer como una de las materias obligatorias en el colegio: QUIETUD Y FELICIDAD. Hemos sido creados para ayudar a los demás pero primero debemos ayudarnos a nosotros mismos, necesitamos tomar esta materia  porque no hemos aprendido a quedarnos quietos, siempre estamos pensando varias cosas a la vez y si nos estresan  mejor. Nos vamos a la cama con la cabeza llena de cosas y no encontramos modo de desalojarlas, impidiéndonos conciliar el sueño o si nos dormimos tenemos un sueño irregular, levantándonos al otro día cansados y como si no hubiéramos dormido.

Afortunadamente se está levantando un movimiento entre la gente que trata de aliviar esa tensión, y la verdad es que haríamos bien en aprender a vaciar nuestras mentes y de vez en cuando pasar por alto las preocupaciones.

Siempre me ha cautivado el estudio de la mente y estoy aprendiendo a dejar que mi mente divague sin temor a perderla, lo que los orientales llaman la ausencia de pensamiento, para luego empezar a hablar conmigo mismo. Estoy aprendiendo a vivir para mí, disfrutando mis momentos felices, pero siempre sirviendo a los demás pues de ese servicio depende mi felicidad. Creo que lo fundamental es que vivo y abrazo a la vida exactamente ahora, donde quiera que esté e impidiendo donde me es posible que interrumpan mis momentos de felicidad.

Los invito a invertir más tiempo en nosotros mismos y estoy seguro que lograremos ser cada día más productivos, dándonos permiso para amarnos, porque es de la única manera que podemos amar a los demás. Debemos invertir más tiempo y menos dinero para conservar la salud porque está comprobado que no son los médicos los que ayudan a conservar la buena salud sino la forma como vivamos la vida y por cada momento de felicidad agregamos vida a nuestros días y no días a nuestra vida.

Por todo lo anterior le he pedido a la gente que me ama que cuando me vea feliz me ayude a prolongar esos momentos hasta donde sea posible y que por favor no me interrumpa.

Para terminar solo quiero dejarles un párrafo de Leo Rosten quien nos invita a pensar hacia adentro así: “De alguna forma, por pequeña y recóndita que sea, cada uno de nosotros es un poco loco…Todos son solitarios en el fondo y suspiran por ser comprendidos; pero nunca podemos entender del todo a los demás y en cada uno de nosotros queda una parte desconocida incluso para los que nos quieren… Es el débil quien es cruel; la nobleza sólo se espera del fuerte… Los que no conocen el miedo no son valientes en realidad, pues el coraje es la capacidad de enfrentarnos con lo que puede imaginarse…Puedes entender mejor a la gente si les miras –no importa cuán viejos o imponentes sean—como si fueran niños. Pues la mayor parte de nosotros nunca llega a madurar, simplemente, nos hacemos más altos…La felicidad sólo llega cuando impulsamos nuestras mentes y corazones a las más altas cotas de que somos capaces”.

Tratemos de mejorar siempre nuestra vida y la vida de quienes nos rodean, enseñando con el ejemplo especialmente a los niños, a quienes a veces arrebatamos sus momentos de felicidad porque deben adaptarse a nuestro tiempo, cuando la verdad es que ellos viven y tienen derecho a vivir su propio tiempo.

Eudoro Román Lemos

Dejenos su Comentario

Trackbacks

Deje un Trackback