Nuestro Mundo Cambia ¿Qué estamos…..

Polinotas — Por el mayo 8, 2019 a las 11:35

Nuestro Mundo Cambia ¿Qué estamos haciendo para que sea mejor?

Recordando lo que hemos dicho en otras oportunidades: “el futuro no llega, el futuro se construye”, debemos pensar que los resultados que obtengamos no dependen del paso del tiempo, sino de lo que hagamos para obtener lo mejor. El ser humano sólo se pudo resignar a  ordenar el tiempo, aceptando la realidad contundente del universo y del cosmos, ya que el hombre ha desafiado muchas cosas pero no ha podido detener el paso del tiempo y esto nos tiene que recordar siempre lo pequeño y lo efímero de nuestra existencia terrenal. Tenemos que aceptar que no somos eternos, aunque ya existen investigaciones para prolongar la vida. Si bien somos una fracción de la inmensidad del tiempo, tenemos la fortuna de haber nacido y estar vivos y con todas esas hermosas facultades que Dios nos ha concedido. Lo único que lamento es que mucha gente se muere sin estrenarlas. El solo hecho de sentirnos vivos es suficiente motivo para disfrutar cada instante en nuestra cortísima travesía. Somos protagonistas (si queremos serlo), entendiendo que en la pequeñez y la fugacidad de nuestra vida, radica en parte nuestra grandeza.

La vida está llena de oportunidades para plantearnos propósitos, que de cumplirlos, nos permitan vivir mejor con nosotros mismos y con la gente que nos rodea. Entre muchas de las intenciones posibles, sin que se consideren camisa de fuerza, porque cada cual tiene las suyas, recomiendo tomar en cuenta algunas reflexiones que pueden ser de utilidad, a quienes generosamente leen estas notas:

  1. Colocarse un refuerzo de la vitamina AMP (Actitud Mental Positiva): si vamos por la vida robándonos el buen estado de animo de quienes lo poseen, mostrando siempre una cara larga y pensando que en las crisis no hay grandes oportunidades, estamos fregados, Al mal tiempo buena cara. Nuestra actitud debe marcar la diferencia. Siempre debemos estar dentro de los campeones en optimismo. Si queremos y hacemos todo lo que esté a nuestro alcance, las cosas tienen que mejorar.
  2. Aplicarse otro refuerzo de la vitamina VERRAQUININA: si seguimos pensando que las soluciones a nuestros problemas las tienen otros y que no las debemos buscar dentro de nosotros mismos, vamos a seguir navegando rio arriba pudiendo hacerlo rio abajo, donde seguramente está lo que buscamos. Necesitamos tomar conciencia de qué somos capaces y esforzarnos por alcanzar nuestros objetivos pero con ganas y con la pasión que todo esto implica.
  3. Practicar la nueva filosofía de vida CVN (Cómo Vamos Nosotros): el CVY no conduce a nada bueno y el yo-yo sólo es bueno para jugarlo. Debemos convencernos de que el único camino para salir adelante como personas y como empresa es preocupándonos porque a la gente que nos rodea le vaya bien. Si a la gente que me rodea le va bien a mí me va ir bien por añadidura.
  4. Sintonizar la FM (Fuera Mediocridad); Sí, sintonizarla pero para grabar en nuestro inconsciente colectivo ¡fuera mediocridad!, esta es una de las enfermedades más contagiosas de los tiempos que llamamos modernos y sólo se cura con la vacuna del conocimiento.
  5. Alimentar nuestra mente, nuestro cuerpo y nuestro espíritu con alimentos sanos; si no nos alimentamos bien, estos aguantaran hasta cierto punto pero no son infalibles, debemos tratarlos mejor, exigirles lo justo y no más de allí, debemos consentirlos y en una palabra amarnos más.
  6. Trabajar más: no olvidemos que en la única parte donde éxito está antes de trabajo es en el diccionario. Debemos proponernos hacerlo mejor. La eficiencia y la responsabilidad no son suficientes. Es necesario, además, amar lo que se hace y así poder disfrutar con lo que hacemos.
  7. Practicar más la amabilidad y la tolerancia; una palabra o un gesto bastan para destruir o estimular al otro y el respeto por las ideas y la opinión ajenas debe convertirse en una norma de vida.
  8. Renovar nuestro sentido de pertenencia ya que con lo malo que sucede a nuestro alrededor olvidamos a veces todo lo bueno que tenemos y que le da un verdadero sentido a nuestra vida. Nos olvidamos muchas veces hasta de nosotros mismos. Debemos tomar nuestra familia nuestra empresa, nuestra ciudad, nuestro país, como verdaderamente son: Nuestros, pero por lo nuestro hay que trabajar duro para poder crecer y desarrollarnos.
  9. Cargar siempre las llaves de la convivencia exitosa (gracias, por favor, usted lo hizo muy bien, la culpa es mía, presento mis disculpas).
  10. Y por último, tomemos el nuevo día, como el primero del resto que nos quedan y renovemos nuestros buenos propósitos.

Eudoro Román Lemos

Dejenos su Comentario

Trackbacks

Deje un Trackback